EL DíA DESPUÉS.

Son ya las dos de la mañana y, al fin, me he quedado solo, en el amplio despacho de Moncloa. Pero hoy no puedo dormir y sé que tengo que estar muy despierto, este Lunes. En la duermevela, me acosa la figura de Puigdemont, estrechando manos, hablando enfáticamente de independencia y de diálogo… creo, que ayer, pasamos a la historia, y no para bien, Puigdemont y yo, Mariano Rajoy… banderas… banderas… y no la española. El sentimiento de orfandad, de abandono, de muchos de los ciudadanos catalanes, recluídos en sus casas… eso lo creáis o no, me jodía… Tengo que tomar medidas… Aplicaremos la Ley, ya me dirán cómo, mis asesores… Reanudaremos el diálogo con Puigdemont, a poder ser, en secreto, muy difícil, porque sé, que es solo el monólogo de la independencia y los españoles están muy mosqueados… o, porqué no, vayamos hacia la independencia, convoquemos un comité de expertos (podemos cerrar el Senado, y situar en él, a todos los representantes de las Autonomías), con una representación acorde con su población, extensión territorial y peso del PIB. Las 16 Autonomías, más la de los catalanes sensatos, que no quieren la independencia… repito, único fin la Independencia de Cataluña, el plazo para la consulta, podría ser de 6 años. Durante esos años, se les retirará las competencias sobre Educación, Sanidad y Relaciones Exteriores al Gobierno Catalán, apercibiéndole que cualquier tontería, como la de ayer, derivará en responsabilidades penales, si las hubiera y, desde luego, todos los gastos y cualquier uso de medios o lugares públicos, las pagarán de su bolsillo… Tendremos que negociar y traspasar, la parte proporcional de la deuda española a Cataluña… Tienen, los catalanes también, que cubrir los 77.000 millones de la propia y, cualquier incumplimiento, será autorizado por todas las Autonomías. De todas las reuniones y acuerdos, se hará amplia publicidad en todos los medios y hasta en los centro educativos… ¡Mariano… el 155…! ¡Mariano! ¡Que, desde la Guerra Civil, no hemos tenido algo igual! Que has mandado a nuestra policía a una ratonera. Que Standard & Poor, nos baja la calificación, y España coloca todos los años, 350.000 millones de deuda. Que, hasta los jubilados, no quieren ir a Cataluña, con el Inserso… Que, hasta la Iglesia Católica… Católica…el 155…155

Rajoy

Si toda la larga divagación anterior, no fue capaz de desvelar a nuestro Presidente, el recuerdo del 155lo arrojó de la cama. Un sol de otoño se colaba por los amplios ventanales, ajeno a cobardías, corrupciones y primas de riesgo, solo vertiendo luz y un poco calor, sobre esta convulsa España nuestra, que es su oficio.

Antonio Olmedo Manzanares.

02 de Octubre de 2017.

Anuncios
Categorías: SOCIEDAD | Deja un comentario

Navegador de artículos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: