UN TIEMPO DE ESPERANZA.

Y, por fin, llegaron las elecciones de Andalucía. El adelanto de las mismas, por Susana Díaz, aunque previsibles, cogieron, con el pie cambiado, a todos los partidos pero, sobre todo, a Ciudadanos. Un partido encerrado, en el aire viciado de Cataluña, con una defensa de nuestros valores comunes, que había abandonado el partido socialista y que orillaba, con una cierta cobardía, el que gobernaba, con mayoría absoluta, partido popular.

Un partido, Ciudadanos, curtido en terreno hostil, abrió la puerta al resto de España. Era muy poco tiempo, no solo para pregonar sus ideas, sino sobre todo, para dotarse de una urdimbre humana, que pudiera explicarlas y llevarlas a la práctica. Y así comenzó a caminar, resumiendo, a la manera bíblica, y de acuerdo con las preocupaciones del pueblo español, los diez mandamientos, en dos: La lucha contra la corrupción y el paro. Conscientes que erradicando la primera, acabaríamos con el segundo. Porque, muchos creemos que, a más corrupción, más paro y, con el problema añadido, que el político corrupto, compra votos, condenando al virtuoso, y tendiendo a eternizarse en el poder.

Sabemos que, en la política, no siempre gana el mejor y que, en un sistema clientelar y cautivo, es difícil que se abra camino la honradez.

Observando el resultado de las elecciones, fallé mi pronóstico de ocho diputados para Ciudadanos y son nueve. En un territorio tan hermoso pero que, después de la muerte de Franco, no ha conocido otro gobierno, que el del PSOE. Un país riquísimo en potencial pero que, desde hace más de un cuarto de siglo, se ha movido, entre el subsidio y la galbana. Un hombre, el andaluz, con bien ganada fama de trabajador, en todos los lugares del exterior y que, en su tierra, no quiere o no puede realizar ese trabajo.

Conseguir 368.988 votos, en la Andalucía actual, el 9,28 % pero que supera el 10 %, si apartamos las provincias de Jaén, Huelva y Córdoba, proyecta unos resultados, para las elecciones de Mayo, que superarían el 18 %, con menos esfuerzo, que el ya desarrollado.

Así que, Bienvenidos Ciudadanos, contra la lucha firme frente a la corrupción, limitando a dos legislaturas sus mandatos, o la apuesta decidida, de respeto a la individualidad, siempre que no perjudique a los demás y  el compromiso de acercar el Gobierno, todos los Gobiernos, sea central, autonómico o municipal, al Ciudadano, al pueblo y no al revés.

¡Enhorabuena y Bienvenidos!

Antonio Olmedo Manzanares.

Anuncios
Categorías: Uncategorized | Deja un comentario

Navegador de artículos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: