Cuarentena, Auserd: Del perro que no sabía ladrar.

Ya, ayer al alba, junto a los de más sonidos, me había parecido oir el asomo de un ladrido. Se lo comenté, más tarde, a Brahim Salá:

– ¿Existe la posibilidad de que haya oído el ladrido de un perro?

Me respondió afirmativamente. Se trataba de una perra que no sabía ladrar. Se acostumbró, de cachorro, a salir en compañía de un burro y, cuando éste se estremecía en temblorosos rebuznos, la perra intentaba envidiosa, acompañarle.

Hafudi, me dijo después, que se llamaba Linda.

De mi libro Servilletas de papel.

Aún no salimos de casa. Salud y sean felices.

Antonio Olmedo Manzanares.

Categorías: Uncategorized | Deja un comentario

Navegador de artículos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: