Dos ejemplos para una cuarentena sin fin.

La idea, en ambos casos, es construir un hotel. En los dos, se elige lugar y ubicación deseada. El primero, comienza a fraguarse, en un paraje, sobre un playón inmenso y virgen, a Levante, pero con el enorme inconveniente, de los vientos, que soplan fuerte del noroeste, arrastrado arena, de la lengua más estrecha, de la isla de Fuerteventura, pongamos que es en 1975. Dada la soledad del lugar, y la lejanía a cualquier sitio urbano, es necesario dotar al hotel, de unas 800 plazas, de una potabilizadora y una depuradora. Comienzan los proyectos necesarios para la obra, y también para la financiación de la misma: Notarios; Registros, Ayuntamiento, Cabildo, Gobiernos, todos trabajando sin descanso, y apurando los tiempos. Aún así la obra no puede continuar y se queda parada. Otra Empresa la toma, instala barracones para el personal, y logra su terminación. El 2 de noviembre de 1978 se inaugura, pero tres meses antes, día tras día, han llegado camiones, con las toallas de Valencia, las sábanas de Córdoba, Artesanía de Talavera, menaje, cristalería, alfombras, cuadros y otros elementos de decoración… El mismo 2 de Noviembre yo mismo tengo que colocar las papeleras por los pasillos, mientras llegan a los almacenes, las mercancías varias y los víveres. Rápidamente, hay que entrar ya, en el proceso de contabilizar y preparar los impuestos, comenzando con las nóminas de los 180 empleados: la compra de un autobús para traer al personal (se han construido para el mismo, 12 viviendas para los Jefes de Departamento y 24 para los que no la tienen en otro sitio) relojes de entrada, los salarios, seguros sociales… y lo principal, la negociación con los tour operadores, para que traigan clientes. En este caso, al comienzo, solo turismo alemán. Las Agencias se encargan en sus propios aviones de traerlos de Frankfurt, Hamburgo, Stuttgart Hannover, Berlín

Nos vamos más al sur de la isla. Un empresario iraní adquiere a precio de saldo, un millón de metros cuadrados, digamos en 1966, y comienza la construcción de un complejo hotelero, a la vera de una extensa playa, que llega, hasta el pequeñísimo pueblo de pescadores, de Morro Jable. En 1990, comenzaba yo mismo, mi aventura en ese complejo, antiguo, y semi abandonado, con aproximadamente mil camas, sin cocina, solo en un sistema de estancia. De 1990 a 1992, que abandono al dueño, porque se negaba a pagar impuestos, dejé el complejo con más de tres mil camas, distribuidas en 10 clases diferentes de alojamiento, con dos piscinas, un restaurante bufet, otro a la carta, un supermercado, discoteca, piano bar, tres bares más. 12.000 palmeras muchas traídas de Elche. Yo mismo, llevé las naranjas, en contenedores refrigerados de Valencia….

Muchos años, desde que Fraga Iribarne, ministro de Turismo desde 1962, promovió éste. Y desde entones, muchas vidas enteras, de dedicación y trabajo, en una industria que significa el 13% del PIB español, pero en Canarias el 31% y en Fuerteventura el 60 %. Y el turismo, no se concibe solo, sino que se acompaña siempre, de transporte y consumo. El mercado turístico, sobre todo en Canarias, es muy frágil, dada la distancia (más de cuatro horas de avión desde Alemania) y, causas externas, como la inestabilidad en Egipto o Túnez, han beneficiado a Canarias. Y una vez corregida esa inestabilidad, en Canarias baja el turismo.

Como se puede observar, es un trabajo arduo, extendido en el tiempo, y que además, tiene que continuar cada día. Pero… derribarlo es facilísimo: Una pandemia lo debilita y lo hace tambalear, y solo hace falta una medida como la de ayer, de obligar al turista a una cuarentena, cuando Europa estudia lo contrario, sin consultar a nadie, o posiblemente solo a sus expertos, manda a la UCI a todo el sector del turismo. La media de estancia, excelente, actual, de un turista en Fuerteventura, es de 8,5 días. Nuestro Gobierno los obligará a estar 15 recluidos. Todos los hoteles, ya han puesto la marcha atrás, ante la imposibilidad de traer turistas, y los mercados emisores de origen, ya estudian otros destinos alternativos: Grecia, Portugal, el Oriente medio... Aunque recapaciten y anulen la medida, el daño ya está hecho.

Antonio Olmedo Manzanares.

Categorías: Uncategorized | Deja un comentario

Navegador de artículos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: