El Diablo, no siempre es malo.

Corría el año 1.712 y, la pequeña Greta, acudía con sus padres, a la misa de Nochebuena.

Una fina lluvia barnizaba las negras espadañas de la Iglesia. Sobre un poyo, cerca del portón de entrada, el escultor, había sentado un pequeño demonio de bronce, con sus pequeños cuernos relucientes, el gran rabo enrollado y una fastidiosa mueca, en su feo rostro.

La niña se fijó en el diablo solitario y en el breve pene que le asomaba y no pudo resistir la tentación de tocarlo.

El diablo le sonrió y, esa sonrisa, se le quedó gravada para toda la eternidad.

Hoy, en Lübeck, quien visita la Iglesia de Santa María, es saludado por el diablillo, con la misma sonrisa.

(De mi libro Servilletas de Papel).

Antonio Olmedo Manzanares.

Categorías: Uncategorized | Deja un comentario

Navegador de artículos

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: