ALFA Y HOMEGA.

Y Dios creó al hombre y lo puso en el Paraíso Terrenal y, en este paraíso, podía disponer de todas las bestias y fieras salvajes. Y comer de todos los frutos, menos del fruto del árbol de la vida. Y el hombre se multiplicó sobre la Tierra y gozó de todos sus regalos, pero nada le satisfacía. Y, un día, descifró la clave de la información del árbol de la Vida, y manipuló y clonó las cédulas troncales, creando, él mismo, a otro hombre, a su imagen y semejanza. Y Dios le condenó a la desnudez, a la expulsión del paraíso y a la muerte. Y vinieron hombres que se auto-sacrificaban gustosos, a cambio de matar a otros hombres. Y volaron altos edificios y trenes llenos de gente. Y envenenaron los viciados aires del suburbano. Y, al final, se descontroló la mortal espita del átomo convirtiendo en sangre y oscuridad, el bello azul del planeta Tierra. Y, en ese preciso instante, el reloj del Tiempo se paró. Era el año 2027 d.C.

Antonio Olmedo Manzanares.

Anuncios
Categorías: Uncategorized | Deja un comentario

Navegador de artículos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: