FREETOWN.

     Serán, probablemente, las cuatro de la tarde. Un calor agobiante cae, sembrando de moscas, los cadáveres putrefactos.

     Hace muchísimo calor en Freetown.

     La larga hilera de mujeres, hombres y niños, avanza despacio, hacia el punto dónde tres jóvenes, vestidos con un sucio uniforme de camuflaje, con los machetes ensangrentados, privan de un miembro, a todos los que componen la fila. Carne negra, amputada por carne negra.

Les dejan elegir: ¿Mano derecha?, ¿Mano izquierda?. Los mutilados ya no serán nunca enemigos peligrosos.

     Inútil salirse de la macabra fila. Los cadáveres de los que lo intentaron, yacen, acribillados a balazos, en el lodo.

     Mame Coumba acaba de aprender a leer y escribir. Nuevos mundos se abren a su imaginación fértil, mientras garabatea los primeros signos de la escritura. No duda ni un momento. Se adelanta al soldado y le tiende la mano izquierda. Sabe que así, su mutilación no será total.

     El soldado la mira feroz. El machete golpea dos veces, y la niña se queda sin las dos manos.

     ¡Dios mío, Dios mío… hagamos al hombre a nuestra imagen y semejanza!.

Antonio Olmedo Manzanares.

De mi libro Servilletas de papel.

Anuncios
Categorías: Uncategorized | Deja un comentario

Navegador de artículos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: