SEMANA SANTA DE PASION Y GLORIA.

El desierto se despierta, muy lentamente, durante horas: Dos broncos rebuznos, pasionalmente entrecortados. Cien cantos de gallos, apenas cuatro notas cortas. Las imprecisas sombras… Los cantos largos, monótonos, del Muecín, hasta diez veces… Las imprecisas sombras, delimitando ya, los contornos difusos de la jaima. Los colores: un cuadrado blanco, la breve estela verde de la cinta de bienvenida, los globos de colores. El aire frío de las seis de la mañana, en el exterior… Pero, aún falta mucho tiempo, para que el calor, el espantoso calor, llegue.

Mi jaima, la jaima de Salma Embareh, se encuentra en el extremo Este de la Wilaya de Ausserd. Fue la primera que saludó la Luna, la redonda Luna, ayer Jueves Santo, a las nueve de la noche. Desde ella, espero paciente, al despiadado Sol.

Ya se asoma éste, enorme, en el horizonte preciso. Ya se eleva poderoso. Ya barre, con su escoba de fuego, el campo inmenso… Muy pronto, nos obligará a todos, a buscar, otra vez, el cobijo de la jaima.

Antonio Olmedo Manzanares.

Anuncios
Categorías: Uncategorized | Deja un comentario

Navegador de artículos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: