Tomelloso.

En mi libro “De Política y Vida” recordaba: 9 N 2014: Un día muy especial. “Tomelloso, en pleno corazón de La Mancha, celebra mañana el Dia Europeo del Enoturismo. Transitando por las tranquilas calles de este pueblo, vas pisando rejillas de ventilación en sus aceras, de las innumerables bodegas… Es un día tranquilo de Noviembre…

El término municipal de Tomelloso tiene una superficie de 241,8 kilómetros cuadrados y una población de 36.746 habitantes, convirtiéndose en la tercera ciudad (exceptuando las capitales de Provincia) más poblada, de Castilla La Mancha. Totalmente llana, bien comunicada. La más joven ( consiguió independizarse de Socuéllamos, de forma efectiva, en 1769), aunque nació alrededor de 1530, cuando algunos vecinos de Socuéllamos, comenzaron a construir chozas y pequeñas casas de labor, junto al viejo pozo. Profundamente manchega, esta ciudad es Quijote, que hace de la quimera realidad.

Eladio Cabañero viste con sus versos a su pueblo: “Cuerpo de uva garnacha, hembra de vino fuerte y alegría… El sol está en la viña y la siega es la tierra que está recién parida…” O Félix Grande, que vislumbra “botijas de tristeza… cuando me tienda en la vejez… ¡Dame ungüento de carne, loba!…

Escritores, pintores, escultores…Francisco García Pavón, Antonio López Torres, Antonio López García… una ciudad inconmensurable, pero cómoda para vehículos y personas… La Cooperativa más grande de Europa, pero también, sus 4.000 cuevas, de antiguas bodegas ocultas en el subsuelo… muchos y excelentes comercios… siempre, como poeta, cuando me marcho, lo hago vendimiando soles.

Hoy, en estos días de zozobra y epidemia, mi recuerdo y cariño están con Tomelloso.

Y llego y aparco en la calle Socuéllamos, cerca de la plaza de la ciudad. Remodelada ésta y recién terminada, recoge la viva luz de este día de San Juan, 24 de Junio de 2020. Recién abiertas las puertas a la libertad, Tomelloso se muestra pujante y sin miedos retomando la actividad. Por el perímetro de la ciudad, se mueven los camiones cisterna, hacia Villarrobledo, o Argamasilla de Alba, Manzanares y Valdepeñas, buscando el sur, o remontando por la Autopista de los Viñedos, hacia Alcázar de San Juan, Toledo y orillando Madrid, hacia Castilla La Vieja, el Norte y Europa.

Mientras, las calles desperezadas, se van llenando con jóvenes, muchos jóvenes, ancianos, muy ancianos. Cerca de la una de la tarde, una tormenta, descarga una gotas densas y blandas, y decido dejar para mañana, mi visita a Las Lagunas de Ruidera.

Tomelloso, no es el botellón. Es más, el pueblo sufriente, de los muchos fallecidos y, en su recuerdo, el brioso amanecer de su inmenso trabajo.

Tomelloso.

Antonio Olmedo Manzanares.

Categorías: Uncategorized | Deja un comentario

Navegador de artículos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: